Author: ALFREDO HERNANDEZ

REFLEXIONES

Unos Zapatos de y una Pelota de Fútbol.

En las Reflexiones anteriores compartimos sobre el acuerdo al que llegaron dos Iglesias para unir esfuerzos con el fin de alcanzar a una de las Etnias que está en uno de los lugares más apartados de nuestro país Venezuela. Esperamos que lo que fue compartido sea de bendición y ánimo para el trabajo en equipo que todos desarrollan en los ministerios en los diferentes lugares donde están.

Escribir de esto que ha sucedido recientemente es inevitable, pues Dios en este último mes permitió que sucediera algo por lo cual habíamos estado orando. Ya desde hace mucho tiempo habíamos esperado que se pudiera hacer la Consultoría que permitiera evaluar cómo esta el nivel de Adquisición de Cultura e Idioma del Equipo Plantador de Iglesia, finalmente eso se logró hacer y todo lo que sucedió para que se llevará a cabo fue sorprendentemente fuera de lo que se había planeado pero a la manera de Dios fue mucho mejor.

Representantes de todas las Iglesias que somos parte del convenio nos reunimos en el lugar donde acordamos hacer la Consultoría, con todo preparado, comida, voluntarios para hacer las comidas, el consultor, los misioneros pero faltaban ellos, los Indígenas que ayudarían para saber cómo estaba el avance de los Misioneros en cuanto al idioma y la cultura, mucho antes de la fecha acordada se había hablado y asegurado por parte de los amigos de la etnia que estarían todos los días que fuera necesario para realizar el chequeo de Idioma y Cultura, ahora bien llegado el tiempo entonces estos amigos se ocuparon en una de las actividades que es parte de su realidad hoy, y es que está actividad les genera muchas ganancias económicas por lo tanto para ellos no tenía valor estar perdiendo tiempo según su perspectiva sentados sólo hablando y escuchando, ahora bien a pesar de no tenerlos para comenzar e ir varias veces a buscarlos y encontrar que querían irse al ver los zapatos y la pelota de fútbol algo cambio pero aún se tenía que convencer a alguien más para que definitivamente se quedarán a ayudarnos, tuvimos una reunión con ellos y todos los representantes de las Iglesias esperando la respuesta afirmativa del motorista de la Curiara (Lancha) quien parecía estar determinado a salir a su comunidad lo antes posible.

Finalmente después de hablar por unos minutos finalmente dijeron que si y que estarían dos jovencitos que al parecer no serían de mucha ayuda según la perspectiva de los misioneros, al día siguiente no todo estaba como se esperaba, pues estos jóvenes debieron llegar temprano y no llegaron, los Misioneros debieron ir a buscarlos y cuando regresaron los misioneros sin los jóvenes indígenas se sorprendieron tanto como todos los que estábamos allí expectantes, quien llegó fue el motorista, ese que tenía una cara de negatividad el día anterior, y estuvo casi todo el día colaborando por más de cinco horas y muy contento se fue después de haber recibido su par de zapatos para jugar fútbol dados como muestra de agradecimiento pero visto por él como pago, sin embargo el amigo motorista sólo alcanzó para evaluar a los misioneros hombres, aún faltaban las mujeres, entonces llegó alguien más que nos sorprendió Y fue el segundo capitán de la comunidad dispuesto a dar su ayuda para el chequeo de una sola de las mujeres, faltaba una misionera pero no había más ayudante pero Dios nos sorprendería aún más con quien vino a ayudar, está vez si fue un jovencito que todos creíamos que quizás no ayudaría mucho porque uno de los criterios para poder hacer la evaluación es que los ayudantes tengan un nivel aceptable de Bilingüismo lo cual con El Motorista y el Segundo Capitán se tenía por ser mayores y tener ese manejo del castellano, lo que no imaginábamos todos era que Dios había llevado a este joven por siete meses a un lugar fuera de su comunidad donde tuvo que aprender castellano y alcanzar ese nivel que se esperaba y fue tan útil que todos vimos como Dios cambio los planes y todo fue mucho mejor de lo planeado con estos tres amigos que apoyaron para la consultoría y fueron a su comunidad con zapatos y una pelota para jugar futbol, todos quedamos impresionados de cómo esos artículos deportivos sirvieron para poder realizar la Consultoría.

Agradecemos a Dios por todos los detalles en los que vimos su fidelidad, provisión y amor. Agradecemos por el aporte de cada uno de los que estuvieron involucrados en este proceso, por los buenos resultados de la Consultoría, por todos los Retos que tenemos por delante y por el gran privilegio de participar. Gracias por seguir orando por nosotros.

Alfredo y Audia Hernández.

REFLEXIONES

Congregaciones funcionando en equipo para la obra misionera transcultural

Saludos a todos nuestros amados hermanos que reciben estas REFLEXIONES. En esta oportunidad queremos compartir con ustedes lo que para nosotros es un motivo de alegría en lo que Dios está haciendo en Venezuela para alcanzar a las etnias.

Hace unas semanas dos congregaciones de la ciudad de Maracaibo,Venezuela llegamos a firmar un acuerdo de alianza por medio del cual hemos convenido juntar todos nuestros esfuerzos para poder alcanzar a una de las etnias de nuestro país. Esta etnia de la que hablamos está ubicada en uno de los lugares más recónditos de nuestra geografía.

Eso implica muchos retos, sobre todo por las grandes distancias que se necesitan recorrer para llegar a donde estamos desarrollando el ministerio, sobre todo por la realidad difícil que estamos viviendo como país en cuanto a poder transportarnos. Aun en nuestra ciudad, estas cosas presentan un gran reto debido a la escasez de combustible y los pocos medios de transporte que quedan.

A pesar de eso, gracias a Dios hay otras dos congregaciones más unidas por el mismo convenio. Estamos comprometidos a hacer todo lo que sea necesario para lograr llevar el mensaje de la Palabra de Dios en el idioma de este grupo y teniendo todo en su contexto cultural. A pesar de toda esa situación en nuestro país, Dios nos está dando un alto sentido de compromiso y responsabilidad con los fines antes mencionados y vemos también cómo el Señor sigue dando Su provisión para todo.

Damos gracias a Dios que nuestras congregaciones pueden funcionar en equipo para la obra misionera transcultural.

A continuación, compartimos una copia del compromiso de adopción de la etnia (La cual no podemos nombrar aquí, además recordamos las palabras de nuestros hermanos Ricardo y Eunice en cuanto a este tema en el libro Las Lágrimas en el Camino de Mileto páginas 431 a la 434. Nos hacen ver lo importante de estar unidos en pro de los no alcanzados.

Alfredo y Audia Hernández

=========================================================

 

 

La obra misionera – un esfuerzo de equipo

Hay una variedad de enfoques misioneros.  Nuestra orientación   en   particular   ha   sido   hacia   las  etnias, específicamente los grupos indígenas no alcanzados. Desde hace más de 40 años hemos tenido miembros de nuestra congregación (San Diego) entrenados y preparados para la obra transcultural. Nuestro propio trabajo ha compartido las normas y valores de esta misión, eso sumado al ejemplo y tradición de discipulado de nuestra iglesia.

La iglesia ha tenido grandes éxitos trabajando en campos sumamente difíciles en las selvas de países de Suramérica, Nueva Guinea, Indonesia, Filipinas  y África entre otros. Hay iglesias establecidas y discípulos de Cristo donde antes había canibalismo. La Palabra ha sido traducida y está siendo enseñada por indígenas quienes hace tiempo ni siquiera habían visto la letra escrita, mucho menos sabían leer. Estos logros no fueron alcanzados por la iglesia trabajando de manera aislada. Por muchos años ha mantenido una relación estrecha con cierta misión transcultural. De hecho, ahora, por décadas de experiencia de varios de nuestros misioneros que han terminado obras alrededor del mundo, algunos están entrenando a nuevos candidatos que están capacitándose para ir al campo.

La obra misionera es de la iglesia. No es de ninguna misión u organización ministerial. La mayoría entienden bien este principio. Sin embargo, algunas iglesias  cometen  un    grave   error  al pensar  que   pueden llevar a cabo una obra transcultural con sólo sus propios recursos, experiencia y orientación. Esta mentalidad revela inmadurez, orgullo y hasta necedad  en  cuanto a lo que implica realmente la obra misionera. Son muy, pero muy pocas las congregaciones que tienen la capacidad, infraestructura, conocimientos y red de apoyo necesarios para poder preparar, capacitar, equipar y sostener a un equipo misionero en ultramar.

El candidato a misionero necesitará no sólo una preparación bíblica, sino una preparación bíblica edificada dentro de un contexto transcultural y estratégico para la obra. Además, necesitará preparación en fonética, lingüística, alfabetización, técnicas para aprender y analizar culturas e idiomas extraños; principios de traducción, orientación cultural relacionada a la preparación de lecciones bíblicas; principios para la plantación y desarrollo de iglesias autóctonas y autónomas,    entre otros requerimientos. ¿Cuántas congregaciones tienen los conocimientos, experiencia y capacidades en todas estas disciplinas?

Aún si tuviera una iglesia la manera de preparar adecuadamente a sus misioneros en todas estas disciplinas, ¿Hay alguna iglesia que tenga los equipos y recursos necesarios para proveer asesoría, consultoría, dirección y discipulado a los misioneros en el campo, a lo largo de 20 a 30 años?

Debemos ser sabios y entender que la obra misionera es un esfuerzo de equipo. El equipo empieza con la iglesia, pero implica cooperación y trabajo con grupos especializados en misiones transculturales. Vivimos en un “tiempo de microondas”, café instantáneo, sopa instantánea, todo instantáneo. Pero en cuanto   al discipulado, el desarrollo de cualquier individuo y la formación de una iglesia lleva tiempo, especialmente cuando involucra el aprendizaje de un idioma y una cultura extraña. Demasiadas iglesias tienen un entendimiento exageradamente deficiente en cuanto a lo que es y lo que implica un trabajo transcultural serio.

REFLEXIONES

(Tiempo requerido 20-25 minutos)

Para este mes, les compartimos una REFLEXIÓN de parte del hermano Tito, uno de los pastores sirviendo en Maracaibo, Venezuela. Esta reflexión se trata de un tema que para algunos puede ser delicado. Tito nos exhorta sobre el tema de la Cena del Señor. Para los pastores que siguen en el camino de la integridad ministerial, tomarán los próximos 20-25 minutos como una bendición y una inversión para su propia vida como también para su ministerio.

===========================================================

¿La Santa Cena?

Desde los tiempos de la conquista de nuestro continente por los españoles muchos de nuestros hogares en Latinoamérica han sido dominados por creencias y prácticas católicas romanas.  Nací en uno de estos hogares en las sombras de la tradición religiosa.  En las primeras casi dos décadas de mi vida nunca entendí nada en cuanto a Dios ni la Biblia.  Todo giraba alrededor de nuestras tradiciones y “los deberes” de ser un “buen católico”.

Fue hasta que tuve casi 20 años de edad que entendí mi condición real de pecador y mi incapacidad de hacer algo que me haría aceptable delante de Dios.  Por medio de un proceso, llegue a poner mi confianza en Jesús y a seguirle.  Además, comencé a reunirme con otros que tenían esa misma fe.

Pasó el tiempo y observé que en estas reuniones cristianas de vez en cuando llevaban a cabo una práctica llamada la “Santa Cena”.  En la iglesia donde estaba asistiendo, no me permitían participar en estas Cenas del Señor hasta primero cumplir con algunos requisitos.  Después de haber cumplido con los requisitos de esta iglesia local y ser aprobado, me dieron permiso para participar con los demás.

Aunque había esperado con anticipación poder participar, la primera vez que participe en ella, ocurrió algo muy extraño en mí.  No fue algo bonito ni agradable sino algo oscuro y repugnante.  La experiencia me conecto en pensamiento y emociones al rito frío, mecánico, místico y exclusivo de la práctica católica romana que había vivido todos los años de mi juventud.  Fue una experiencia rara, incongruente y lejos de la función y propósitos que luego entendería con más claridad por medio del relato bíblico.  Sentí como que lo que estábamos haciendo con esta “Santa Cena” no tenía en realidad una relación con lo que estábamos viendo sobre ella en la Palabra de Dios.

Fue varios años después que Dios me llevo por un proceso que me permitió lograr una perspectiva totalmente diferente respecto a la Cena del Señor y sobre muchos otros aspectos de lo que llamamos la vida cristiana.

Es triste observar como los rituales romano-católicos se han filtrado con un sincretismo en los círculos cristianos donde han sido adoptados como práctica y verdad sin darse cuenta que las formas religiosas católicas nos han alejado muy lejos de los objetivos y la esencia de lo que era desde el principio el propósito de Dios para los Suyos — una celebración de gratitud.  Una reunión, una celebración, un recordatorio con gratitud por lo que hizo El Señor por nosotros, celebrada hasta que vuelva.

En actualidad lo que observamos muchas veces en la Cena del Señor es un acto religioso que no es ni celebración ni cena.  Al reflexionar en mi juventud cuando estaba tomando mis primeros pasos en mí andar con el Señor Jesús, y al estar recordando estas experiencias, creo que los hombres que dirigieron esta práctica de la “Santa Cena” tuvieron muy buenas intenciones.  Quizás, debido a las tradiciones religiosas tan enraizadas, nunca habían considerado el significado real de la Cena del Señor.  Quizás nunca fueron desafiados a pensar sobre que estábamos haciendo, porqué y cómo.

Con el transcurso del tiempo entendí que las formas tradicionales conocidas y practicadas en la mayoría de las congregaciones evangélicas no ayudan ni contribuyen a los propósitos de Dios en cuanto a la Cena del Señor.

Ahora cuando leo el pasaje en Éxodo 12 sobre LA PASCUA, imagino a cada hogar tomando un cordero, un inocente, sacrificándolo, derramando su sangre y marcando sus puertas, con su plena convicción en la Palabra del Todopoderoso y en el Prometido anunciado desde el principio.  Me quedo meditando en la liberación del pueblo de su esclavitud en Egipto.  También me quedo reflexionando en las conexiones en la historia que van señalando el Mesías quien luego cumplió con su sacrificio y derramamiento de su sangre, para darnos la oportunidad de ser renacidos de simiente incorruptible.

Esa noche de la Pascua en Egipto, en cada hogar, los niños observando a sus padres sacrificando un inocente, un cordero y haciendo un acto de fe.  Fue el inicio de una celebración eterna, una fiesta para recordar, y conmemorar su liberación.

Esta historia fundamental nos conecta con la celebración de la Pascua, con Jesús, sus discípulos, y aquella noche en las horas antes de ser llevado a la cruz.  Esa noche, estando a la mesa con sus discípulos, Jesús tomó dos elementos de la cotidianidad, el pan y la copa; dando a esos elementos cotidianos una trascendencia simbólica para recuerdo de su sacrificio y sangre.

El libro de los Hechos nos dice que los creyentes se reunían con frecuencia en las casas y “partían el pan” juntos.  Se reunían para recordar a Jesús y su sacrificio.

Ya han pasado varios años desde cuando salí de la esclavitud religiosa para conocer a Jesucristo.  Han pasado varios años más desde que pude escapar de los rasgos y formas religiosas que en mi vida cristiana no me permitieron crecer en Él y desarrollar una plena gratitud por lo que hizo por mí.  Ahora, todo es diferente. Cada vez que estamos a la mesa para CELEBRAR la CENA DEL SEÑOR es algo distinto.  Ya no tiene nada que ver con un rito muerto de la religiosidad.  Ahora es algo significativo, un recordatorio continuo, cotidiano, familiar, y un acto de agradecimiento.

Este mismo principio es el que hemos comenzado a vivir como congregación.  Ahora como iglesia la Cena del Señor es un tiempo cuando celebramos comunión, compañerismo, recordatorio, ánimo y nuestro agradecimiento a Jesús por lo que hizo por nosotros.  Participamos con entendimiento y gozo.  Celebramos juntos una cena, partimos el pan y participamos de la bebida, haciendo todo en memoria de Él.  Cada quien puede compartir y expresar con gozo el valor que para cada uno de nosotros tiene el don de la salvación por gracia.  Manifestamos nuestro agradecimiento y testificamos, especialmente a nuestros hijos, en un acto lleno de espontaneidad, estímulo y amor, orando, cantando y agradeciéndole a Dios, animándonos en el entendimiento, y celebrándolo todo en memoria de Él.

Nos anima y nos identificamos con las palabras escritas por nuestros amigos y hermanos Rick y Eunice Johnson sobre este tema de la Cena del Señor en su libro Las Lágrimas en el Camino de Mileto, páginas 240 – 245.

Dios les bendiga

Tito y Midgle

============================================

Las Lágrimas en el Camino de Mileto, páginas 240 – 245.

La Cena del Señor

Desde el principio, en las congregaciones de Grupo México y Terrazas del Valle, hemos tratado de enfocarnos en el propósito, o sea, la función y objetivo del Señor para lo que llamamos la Cena del Señor. Un tiempo de convivencia, pensando con alegría en lo que nuestro Dios ha hecho por nosotros, dándole las gracias por Su ofrenda a favor de nosotros. El pan siendo un recordatorio simbólico del sacrificio de Su cuerpo, el jugo haciéndonos recordar su sangre derramada por nosotros.  Así debe ser, hermanos, cada vez que se realiza la Cena del Señor, debe ser una celebración de agradecimiento.

Hemos observado cómo las tradiciones católicas romanas han corrompido el significado, propósito y enfoque de la Cena. Aun en las iglesias cristianas donde hay una buena orientación bíblica, hay algunos que no se han podido escapar de las telarañas de lo misterioso, de lo rígido, de lo seco y de las formas religiosas muertas.

Para los creyentes de la iglesia primitiva, la Cena del Señor representaba celebración, comida, convivencia, “fiesta de amor fraternal”, de ánimo y alegría, y todos participaban. La idea de reunirse como iglesia para que algún hombre “religioso” organizara unos pedacitos de pan, que no serían suficientes ni para que comiera un pajarillo, y unas cuantas gotas de jugo, para “la Cena del Señor”, era un concepto desconocido. Una supuesta “celebración” donde todos se quedarían callados, serios, rígidos, secos y esperando que el “hombre de Dios” (el pastor) pronunciara unas palabras apropiadas para luego echarle a cada quien su galletita en la boca, hubiese sido absurda y una burla. Pero hoy día ésta es la situación de muchas iglesias, dicen “celebrar la Cena del Señor” que ni es celebración, ni es cena.

¿De dónde salieron esas formas que han drenado tanto el gozo, el propósito y hasta la idea de lo que es la Cena, el compartir y la fiesta que una vez celebraban las iglesias? En primer lugar sería bueno mencionar que la fiesta de la Pascua era y sigue siendo una fiesta de celebración de la liberación del pueblo de Israel de su esclavitud en Egipto.

Recordemos que el ministerio de Jesús fue para dar un nuevo significado a esta liberación y fiesta de la Pascua, pues Jesús se entregó como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, el Cordero perfecto de la Pascua. También recordemos que era la fiesta de la Pascua la que precisamente Jesús celebraba con sus discípulos,   cuando luego fue crucificado (Mateo 26), dándole un nuevo significado a todo.

 

La Pascua y la Cena del Señor

Vemos el contexto en la historia desde la Pascua, detallada en Éxodo capítulo 12, y luego vemos a Jesús llevando a cabo Su obra terrenal en los evangelios. Allí está Jesús, colocando unas piezas importantísimas en el gran cuadro de la historia redentora, preparando a sus discípulos, quienes luego en la iglesia primitiva, estarían recordando todo aquello, celebrando el significado y propósito de las Escrituras. Entramos en la historia de la iglesia primitiva y encontramos algo que no es en nada parecido a lo que ahora llamamos “la Cena del Señor”. ¿Qué pasó y qué se puede hacer?

Hay varias opiniones en cuanto a los detalles de por qué y cómo la iglesia perdió esa celebración de gozo. Parece que los cambios empezaron aproximadamente 200 años después de Cristo. Poco a poco la idea de separar “el pan y la copa” de la cena empezó a tomar forma. De allí, el camino fue abierto para convertirla en un ritual misterioso y “sagrado”. Por supuesto un ritual sagrado debe ser llevado a cabo por una “persona sagrada”, y con eso se unió a la religiosidad falsa con los elementos del pan y el vino, para hacer toda una exhibición misteriosa, temerosa, mágica y poderosa centrada en el sacerdote.

Antes de pasar mil años, “la Cena del Señor” ya no era otra cosa que un rito religioso muerto. La iglesia católica romana la puso como una piedra angular en cuanto a la misa; cuando, según ella, el sacerdote, por un poder sobrenatural, (llamado el dogma de la transubstanciación), convierte el pan y el vino en la carne y sangre misma, real y actual de Cristo.  Este concepto es ajeno a las Sagradas Escrituras.

¿Podría una congregación tradicional volver a realmente celebrar la Cena del Señor, quitando lo místico y poniendo de nuevo a los hermanos en su función tal como nos fue dado por Jesús y los apóstoles? ¡Por supuesto que sí! Pero habrá gente, especialmente de las iglesias tradicionales-religiosas, que darán mil explicaciones por lo cual es mejor seguir el camino establecido por los hombres. Lo explicarán con excusas y pretextos que pretenden guardar la función original de la cena. Dirán que la forma de las iglesias tradicionales da seguridad de que la cena sea tomada en serio.  Dirán que sólo el pastor debe oficiar la Cena, porque eso garantiza que se llevará a cabo correctamente. Suena bien todo, ¿no? ¡El único problema es que todas estas explicaciones son ajenas a la Palabra!

El que come o bebe de manera indigna

Uno de los puntos sacados en defensa de mantener la cena estrictamente en control del clero (los pastores), “en orden” y “en serio” (supuestamente), y así mantener las formas tradicionales, viene de un texto de 1 Corintios 11. En este capítulo, nuestro hermano Pablo está reprendiendo fuertemente a los corintios diciéndoles que la cena que tomaron no era en realidad la Cena del Señor.

El versículo que ha dejado a muchas personas perturbadas es el versículo 27 del capítulo 11, la advertencia de que uno peca contra el cuerpo y la sangre del Señor si come del pan o bebe de la copa de manera indigna. La pregunta ha sido ¿Qué es comer y beber de manera indigna? De nuevo, la respuesta se encuentra en el mismo contexto de la Palabra. Si ven en la iglesia hermanos preocupados por este texto, no deben iniciar con este versículo 27, sino en el versículo 17, y seguir leyendo hasta el 34.

El problema de los corintios fue que cuando se reunían para celebrar la Cena del Señor, la iglesia ya estaba dividida. Los que llevaban bastante comida se adelantaban. Comían y bebían sin tomar en cuenta a los miembros que no tenían. Unos comían en exceso mientras que en la misma reunión unos se quedaban con hambre.

Tomemos un momento para pensar en eso desde el punto de vista celestial. Jesús dio todo para todos, para unirnos en un solo cuerpo, con cada miembro compartiendo sus dones con los demás, buscando cómo bendecir a los demás miembros. Cuando lo vemos así, como también lo entendía Pablo, podemos entender mejor sus palabras: “¿Por qué menosprecian la iglesia de Dios y ponen en vergüenza a los que no tienen nada”?

Son pocas las congregaciones que pueden entender de lo que está hablando Pablo, porque son pocas las que se reúnen para realmente celebrar la Cena del Señor. Están tan impuestas a la idea de la Cena como un rito dirigido por un pastor de manera solemne, que esta reprensión de Pablo parece no tener sentido.

Comer y beber “de manera indigna” es, nada más ni nada menos, el participar en la Cena del Señor sin tomar en cuenta el sacrificio de Jesús a favor de uno y menospreciar a otros quienes también han sido perdonados por la obra del Cordero Perfecto de la Pascua. En este aspecto sí debe haber seriedad, pero también debe haber convivencia, compañerismo, gozo, agradecimiento y un enfoque de gratitud a Dios.

REFLEXIONES

EL MOMENTO Y EL LUGAR — OPORTUNIDADES.

Hace unas semanas Eunice y este servidor estábamos pasando por la ciudad de Managua.  Era un largo viaje pero por fin llegamos.

Durante nuestro breve tiempo en la ciudad fuimos en taxi a la Embajada Venezolana.  Aunque súper agotados después de más de 30 horas sin dormir, nos encontrábamos emocionados y ansiosos por tener una visita con los representantes y oficiales de este amado y querido país.  Estábamos anticipando por fin recibir las visas que un amigo oficial en el gobierno venezolano nos había autorizado.  Pero al llegar a la embajada solo encontramos a los policías quienes nos avisaron que el personal había salido temprano.  ¡Ayayayyy, que tristeza para nosotros!

Los policías y el taxista estaban curiosos de por qué dos gringos estaban tan deseosos por entrar a Venezuela.  Pero no era el lugar ni el momento para explicarles sobre el profundo amor y aprecio que tenemos por la gente de ese país.  Sin embargo, de nuevo en el vehículo con el taxista, pudimos “crear” un momento y “hacer” lugar para abordar unos temas con el taxista, temas relacionados profundamente con sus inquietudes en cuanto a su vida.

El taxista terminó llevándonos a su casa para conocer a su familia dode pasamos más de cinco horas charlando y respondiendo a sus inquietudes.  Fue para nosotros un gran honor y privilegio poder comer con ellos, convivir y compartir con este señor, su esposa e hijos.

Para nosotros fue de bendición conocer a esta familia.  También fue triste aprender de tantas malas experiencias que habían vivido en algunos movimientos “religiosos-evangélicos”, mismos que los habían dejado lastimados, decepcionados y con sospechas de lo que ellos llamaban “gente religiosa”.  ¡Gracias a Dios no estaban y no están tan, tan cerrados!  ¡Hay esperanzas para esta familia!  Seguimos en contacto con ellos.

Esta experiencia nos hizo reflexionar en varias cosas.  Una de ellas es que a veces literalmente no hay tiempo para “tener un momento” con alguien que encontramos en esta vida, no hay “lugar” para engranarnos con algún peregrino con quien nos  cruzamos en el camino.  Sin embargo, muchas veces, si nos esforzamos, si se puede.

Debemos recordar,   que muchas veces nos encontramos con o cerca de individuos que detrás de sus sonrisas, posibles chistes y bromas, están en un gran pantano de sufrimiento y necesidad.  La mayoría de las veces se requiere que nosotros estemos despiertos y simplemente tomar la iniciativa para “crear” estos “momentos” y “lugares”, o buscarlos en el contexto de las oportunidades que siempre nos rodean.

REFLEXIONES

APRENDIENDO SOBRE EL CARACTER DE UN GENUINO PASTOR

 

Hace unos días estábamos acompañando a uno de los “equipos misioneros” en los siguientes pasos de su trabajo.  Hace unos años se formó un grupo de indígenas, seguidores de Dios, como fruto de la enseñanza bíblica cronológica entre ellos varios años antes (“Cimientos Firmes”).  El pequeño equipo está decidido a hacer todo lo posible para alcanzar a su propia gente en las demás comunidades tribales.

Mucha de la gente ha vivido sus vidas por generaciones bajo una muy fuerte y opresiva sombra de religiosidad.  Ahora, que un nuevo grupo de nacidos-de-nuevo se está formando, hemos estado abordando con el equipo varios aspectos relacionados con el pastorado.  Ahora que están conociendo el camino del discipulado, están entendiendo cada día más y más la importancia del ministerio pastoral.  Por muchos años la gente ha tenido un concepto del “pastorado” como algo relacionado con “tener autoridad”, “estar al frente”, control y poder político.  Al estar escudriñando las Escrituras, y a la luz del discipulado, el equipo esta captando que el ministerio de “pastor” está profundamente relacionado con el cuidado, protección, preocupación y el velar por el bienestar de la gente.

Aunque cultos, predicaciones, estudios bíblicos, entre otras cosas. forman parte de la vida de un ovejero (pastor), en realidad estos enfoques no son los que deben llenar su horario.  La mayor parte de su tiempo, enfoque y esfuerzo deben estar invertidos en un nivel profundo y personal con los que conforman la congregación.

Pasamos un buen tiempo trabajando juntos y revisamos más de una docena de características que debe tener cualquier hermano que desea servir en un rol pastoral, sea en una gran ciudad o en una pequeña comunidad tribal.  Fue muy refrescante para nosotros ver como el equipo está creciendo en estas cosas, observar su entusiasmo por aprender y practicar lo aprendido.  Nuestro enfoque fue el desarrollo de nuestro carácter.

Compartimos una breve porción del libro Las Lágrimas En El Camino De Mileto, páginas 112-113.

Para cada uno de nosotros que estamos sirviendo en un rol de ovejero, nos sería útil tomar un tiempo para evaluar cómo vamos creciendo en este rol.  Es demasiado fácil pero nada bueno caer en una rutina de actividades y no invertir en el DISCIPULADO INTENCIONAL.

  • Ánimo y Dios los bendiga.

———————————————————————————–

 Texto de Mileto, p. 112-113:

Hermanos, nosotros somos de una tradición y un trasfondo distinto. Tuvimos varios hermanos quienes invirtieron en nuestras vidas sirviendo, enseñando, trabajando, guiando, cuidando, ayudando,  apoyando, inspirando, aconsejando, orientando, velando, discipulando, edificando y bendiciendo.  Hay hermanos que realmente sirven como “ovejeros”   en  cualquier  congregación  y  los  demás hermanos, los pueden llamar “pastores” por lo que son en sus vidas.

En nuestra congregación los ovejeros no se pusieron ni llevaron títulos de “pastor”. Sin embargo, para nosotros eran, y son nuestros pastores.  No fueron reconocidos como “pastores” por los puestos de dirigente que llevaban sino por el carácter de su servicio, por lo que eran.

REFLEXIONES

La semana pasada llevamos los niños del programa educativo-discipulado a servir en un ancianato.  Nuestro propósito en esta visita no fue el de nosotros servir a los abuelitos, sino más bien trabajar en equipo ayudando y apoyando a los niños para que ellos pudieran hacerlo.  Algunos de los pequeños estaban nerviosos y hasta con temor.  Pero por medio del trabajo en equipo nosotros los adultos pudimos acompañarlos en todo y los niños cobraron confianza.  Fueron de mucha bendición para los ancianitos.

Esto me hizo pensar en ustedes y en la dinámica que vemos en sus obras y en las iglesias.  ¡Gracias a Dios por el buen trabajo que están haciendo en equipo!  ¡Ánimo todos y cada uno!

Les comparto un breve texto sacado de la carta para nuestros amigos y hermanos.  Esperamos que les sea de bendición.  Dios los bendiga.  Ricardo y Eunice

  LAS LÁGRIMAS EN EL CAMINO DE MILETO, de las páginas 292-294:

Ustedes, que son los dirigentes, deben ser los primeros en tomar las riendas en los trabajos más humildes. Ustedes deben ser los primeros en reconocer, animar y estimar a los demás y a su trabajo. Cuando sirvan de esta manera, los demás seguirán este ejemplo y todos verán lo que es un equipo. Su testimonio será una luz para los perdidos y también para las iglesias institucionales. Pablo, el fundador de la iglesia de Filipos en Macedonia, no sólo mostró una actitud de humildad y equipo con éstos sus hermanos, sino que les instruyó también en lo mismo.

En su carta a los creyentes filipenses, Pablo se dirige a toda la comunidad cristiana con sus dirigentes y diáconos, todos juntos. Les instruye y exhorta a vivir todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito.

En nuestros tiempos, muchas iglesias buscan unir a la gente por medio de convivencias, “encuentros”, comidas y un sinfín de actividades. Pero, Pablo   tenía otro principio en mente. El fundamento que propone Pablo descentraliza la iniciativa de liderazgo, dando a cada miembro una     importancia y la responsabilidad de edificar a los demás de acuerdo a sus dones.  Pablo estaba pensando en el propósito y función de la iglesia, y la necesidad de la participación de cada miembro del cuerpo. “Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros” (Filipenses 2:4).

Aquí escribe Pablo sobre cuatro cualidades (viviendo todos unidos en 1. armonía, 2. amor, 3. espíritu y 4. propósito – Filipenses 2:1-2). Está instruyendo a los hermanos a no buscar sólo su propio bien, sino también el bien de los demás.   Aquí encontramos el fundamento para la formación de todo equipo; el precepto que desarrolla una actitud de equipo, compañerismo, aprecio, estima, amor, respeto, visión, humildad genuina y bienestar social. Estos preceptos sirven para el bien de las relaciones personales, matrimoniales y familiares además de ser esenciales para todo equipo de dirigentes en cualquier iglesia. Pablo escribió: “No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo”.(Filipenses 2:3).

Ahora amigo, te pedimos parar un momento, tomar un cafecito y leer Filipenses 2:1-11, luego repasar lo escrito arriba y ¡ánimo, sigue adelante! Toda congregación que desea tener efectividad en su ministerio debe pensar en términos de “Equipo”.

REFLEXIONES

AGRADECEMOS SU AYUDA Y PERSPECTIVA

Llegó el mes de diciembre y pronto el fin de este año 2018. Hubo en el año algunas situaciones que nos hicieron reír y otras que nos hicieron llorar.  En todas vimos la fidelidad de Dios. Agradecemos a Dios Su amor infinito, Su misericordia y como a pesar de nuestras deficiencias, siempre quiere usarnos en Su obra de lo cual nos sentimos muy privilegiados.

Sabemos que todos los hermanos queridos que reciben estas REFLEXIONES a lo largo del año hacen propio este sentir en sus vidas y ministerios.  Damos gracias a Dios por sus vidas y por las que están discipulando.

Durante este último mes del año, es importante hacer un recuento de todos los procesos, eventos, esfuerzos, actividades y todo lo que sucede en nuestras vidas. Nos hace reflexionar en las metas alcanzadas y en las que no se pudieron alcanzar. Es importante detenerse y hacer una revisión que nos permita refrescar nuestra consciencia en cuanto a dónde estamos y hacia dónde vamos. Es en estas últimas semanas del año que pensamos en lo que queremos lograr en el siguiente y dónde y cómo hacer algunos ajustes.

Es nuestro más sincero deseo que el 2019 sea un año “engranado” en los propósitos eternos de Dios y también de mucha bendición para la vida de cada uno de los lectores. Esperamos que las REFLEXIONES compartidas durante el 2018 fueran un estímulo y de ánimo para cada uno de nosotros a seguir adelante desarrollando nuestro propio crecimiento y en nuestros ministerios en el camino recto e íntegro de nuestro Dios.

Por tal motivo, queremos pedirles un par de minutos para brindarnos sus comentarios en cuanto a si estas líneas que compartimos casi mensualmente están siendo de edificación de manera estimulante y práctica, ó no. Nos gustaría que con toda sinceridad nos haga saber si las está leyendo y si en su contexto ministerial son temas prácticos. Su tiempo dado a respondernos nos será de mucha ayuda para saber si el tiempo dado a compartir las REFLEXIONES es un buen uso de tiempo o si es mejor invertir ese tiempo en otras actividades.

Agradecemos que pueda dar sus aportes que buscan sencillamente evaluar si es eficaz y efectivo el seguir enviando estas REFLEXIONES, o mejor invertir el tiempo en otras áreas.

Con Amor,

Alfredo Hernández

REFLEXIONES

El contraste entre Pastores y Ovejeros

-Considerando a Los Demás Como Más importantes-

Una de las grandes necesidades de la iglesia latinoamericana es la de tener “ovejeros” genuinos (pastores) que brinden un liderazgo práctico en la congregación y en los ministerios. Muchos en las iglesias crecen con una orientación institucional que relaciona la idea de “pastor” con una plataforma y un púlpito, o con autoridad y la necesidad de “estar al frente” etc. La idea de discipulado personal, servicio, capacitación, liderazgo y “pastoreo práctico” en la iglesia son pensamientos extraños y nuevos para muchos.

Recientemente un joven que conocemos vino a despedirse de nosotros. Hace años que puso su mirada en ser pastor. En ese momento le animamos a buscar a unos hombres para discipularlo — líderes que realmente se dan con gran pasión, entrega, cuidado y preocupación para guiar (“pastorear”) con eficacia a quienes están bajo su cuidado. Su trasfondo es uno profundamente influenciado por ideas tradicionales sobre el pastoreo. Estas ideas tradicionales terminaron dominando sus pasos y pronto comenzó sus estudios teológicos con el fin de “capacitarse para el ministerio”.

Desde el principio quedó claro que sus intereses no eran en realidad funcionar como pastor, sino más bien tener la posición de “ser pastor”. Es este tipo de pensamiento lo que nos llevó a usar el término “ovejero” en vez de “pastor”. A pesar de que “pastor” es la mejor palabra, el término “ovejero” puede impulsarnos a contemplar mejor y más ampliamente el significado bíblico, la función y los objetivos implícitos de este rol.

Después de haber completado años de estudio teológico, se le presentó un diploma, que supuestamente evidenciaba sus calificaciones para ser pastor. Aunque él nunca ha servido en algún liderazgo, nunca ha participado discipulando o ayudando a otros a alcanzar su propio potencial, ahora tiene el título oficial de “pastor”, ¡y ya ha recibido una oferta de “trabajo” para “ser pastor”!

El enorme déficit de discipulado real y práctico en la iglesia ha contribuido a que historias como la de arriba se convirtieran en cosas absurdas, pero comunes. Hay una gran necesidad de que los hombres y mujeres jóvenes que anhelan entrar en algún ministerio realmente se entreguen a servir con humildad y ayudar a los demás a lograr desarrollar su máximo potencial. Hay necesidad de obreros que realmente consideran a los demás como más importantes que ellos mismos.

Un enfoque de este ministerio en el que ustedes forman parte es el de relacionar las dinámicas del discipulado y el pastoreo juntos. A lo largo de los años, esto ha llevado a un número creciente de nuevos ovejeros en el proceso de ser discipulados por otros quienes están pastoreando de manera efectiva, y estos a su vez, también siendo capacitados para sus áreas particulares de servicio, ministrando en otros contextos, incluso en otros idiomas y culturas.

Recientemente, surgió un vínculo mutuo de pastoreo como resultado de la “polinización cruzada” de algunos misioneros y pastores venezolanos y colombianos que participaron en una conferencia de discipulado.

Hace poco nos sentimos con luto y en dolor, esto debido a que un joven pastor venezolano murió en el hospital. Aunque no quita la tristeza y la indignación relacionada con las condiciones que contribuyeron a su muerte, nos alentó ver esta dinámica de Discipulado-Pastoreo en acción entre los hermanos venezolanos y colombianos quienes son “ovejeros” en sus propias iglesias y ministerios.

Durante estas semanas pasadas, dieron de sí mismos sin descansar, e involucraron a otros en Colombia para buscar, localizar, comprar, empaquetar y enviar medicinas y artículos de primera necesidad a un pueblo en la frontera entre Colombia y Venezuela, desde donde los suministros podrían ser transportados al hospital venezolano donde el joven pastor se estaba muriendo. El gran esfuerzo, los cuidados y la suma importancia dada para salvar a este joven fueron sobresalientes.

La “actitud de ovejero” que estos amigos demostraron en lugares lejanos, así como en sus propias ciudades y comunidades es igualmente inspiradora. Su actitud sigue la línea de las palabras de Pablo en Filipenses 2:3 donde nos exhorta a que: “… cada uno considere a los demás como más importantes que sí mismo.” Estas pocas palabras representan la verdadera prueba que revela el corazón de un genuino ovejero. ¡Es aquí donde encontramos la diferencia entre lo que es “querer ser un pastor” y lo que es “en realidad pastorear”! Al final, nuestro hermano venezolano necesitaba una transfusión de sangre, pero no se encontraron bolsas de transfusión de sangre y este amigo falleció.

Los pastores colombianos vivieron el principio de Filipenses 2:3 al darse de sí mismos para servir y apoyar en todo a los ovejeros venezolanos quienes se encargaron de pastorear al joven moribundo de 27 años, a su familia afligida y también a su congregación. En ambos lados de la frontera, los ovejeros trabajaron incesantemente día y noche a favor del joven que solo algunos pocos de ellos conocían. Esta es solo una faceta del punto en cuestión: el contraste entre pastores y ovejeros.  Aun así, es alentador cómo la humildad, el servicio y la consideración de la importancia de los demás se cultiva a través de estas relaciones, uniendo el discipulado y el pastoreo.

Los eventos arriba mencionados nos hacen recordar unos párrafos en el libro Las Lágrimas en el Camino de Mileto (páginas 65-66), los cuales compartimos a continuación:

¡Incontables veces diferentes pastores nos han visitado y han preguntado sobre “qué método” usamos para “hacer” que los hermanos trabajen unidos! No siempre les parece muy razonable la respuesta. Les hemos dicho lo mismo que a muchos de ustedes: Primero, la forma es simplemente ver el modelo presentado en el Nuevo Testamento, seguirlo y vivirlo. Segundo, practicar el discipulado, no sólo predicarlo.

Cuando vemos a todos los hermanos, (a menos que haya alguna excepción cuando alguien esté enfermo o viviendo en pecado), practicando, no sólo memorizando, el precepto encontrado en Filipenses 2:3-4, las cosas toman un rumbo muy, muy distinto en nuestras iglesias. Esa dinámica es aún más poderosa cuando los hermanos en el liderazgo toman la iniciativa de ponerlo en práctica. “No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que el mismo. Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros”.

Todos nuestros hermanos y los ministerios han trabajado con estas normas y preceptos de EQUIPO.

Saludos a todos y cada uno de ustedes nuestros amigos. Dios los bendiga. Ricardo y Eunice

REFLEXIONES

En el pueblo fronterizo de Maicao, Colombia pudimos ver una pequeña parte del corazón de Venezuela. Miles de personas con sus miles de historias. Muchas historias tristes y de desesperanza. Pero también podemos acercar nuestro lente y ver a cada vida, cada individuo y su historia en particular. Fue en el centro de este pueblo donde conocimos a Ana.

Ana es una mujer que, como muchas miles de madres venezolanas, ha salido de su país en búsqueda de un sustento para sus hijos y familia en Venezuela. La conocimos en Maicao mientras como equipo nos comprábamos provisiones y alimentos para una poblacion de migrantes viviendo y trabajando en el relleno sanitario de la ciudad.

Ana vive con su esposo Jorge en esa ciudad fronteriza, junto a miles de otros venezolanos desplazados por la crisis que atraviesa Venezuela. Muchas de estas personas duermen en las peligrosas calles y plazas. Ana comparte una historia que es el común escuchar: “Antes tenía un trabajo estable en Venezuela, pero ahora soy vendedor ambulante en estas calles. Tenemos que trabajar duro y esforzado para sacar adelante a nuestros hijos y familia”.

Venezuela está atravesando una profunda crisis económica, política y social. La situación ha obligado a millones de personas a irse del país en búsqueda de sobrevivencia para sus familias. Colombia ha sido uno de los países que más ha recibido estos migrantes venezolanos, y Maicao por ser un pueblo fronterizo ha sido uno de los pueblos receptores y saturados. Esto ahora ha constituido un “problema” social para la nación colombiana y específicamente para el gobierno local de Maicao. Como dije al principio, son miles de personas con sus miles de historias. Muchas personas que antes tenían una estabilidad económica en su país (Venezuela) han llegado a mendigar en las calles en una tierra extranjera.

Todo esto me llevó a pensar y meditar en la iglesia de Cristo. Me dejó pensando en la anemia espiritual en que facilmente podemos encontrarnos sumergidas. Con tantas oportunidades a nuestro alrededor, en cualquier país, para participar en los propósitos de nuestro Dios y en algunas de nuestras congregaciones prácticamente todo el enfoque “ministerial” se encuentra en decoraciones para nuestros edificios, batas para el coro y cantidades de comités creados para pensar en la comodidad de los mismos congregantes o para llevar a cabo “mejores cultos” etc. ¿Y aquellos de afuera? ¿Quién irá por ellos?

Esto nos plantea un reto: ¿Cómo podrá participar la Iglesia de Cristo con estas personas que ahora están desamparadas? ¿Qué reto asumirá la Iglesia local para sumar a un esfuerzo serio y comprometido? Y pensando bien ¿Qué estamos haciendo como Cuerpo de Cristo para el alcance en un discipulado?

Durante los días que estuve participando en algunos ministerios en el lado Colombiano de la frontera, seguí pensando en la importancia y en el valor de cada vida, vidas como Ana. Esto me hizo recordar una parte del libro Las Lágrimas en el Camino de Mileto que habla del enfoque de la iglesia fuera de la congregación.

Doy gracias a Dios por la oportunidad de compartir esta pequeña reflexión con ustedes nuestros queridos hermanos. Dios los bendiga.

Poncho e Ivanna Duran

Maracaibo, Venezuela

Texto tomado del libro Las Lágrimas en el Camino de Mileto:

En las páginas 165-166 bajo el título “El enfoque de la iglesia fuera de la congregación.”

El segundo enfoque se centra en el discipulado en campos fuera de la iglesia. Lo vimos en Hechos 1:8, “…recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí, en Jerusalén, en toda la región de Judea y de Samaria, y hasta en las partes más lejanas de la tierra”. En Mateo 28:19-20 dice, “Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”. La segunda función de la iglesia es la labor intensa y difícil de hacer discípulos de otras gentes, de las que hoy ni siquiera son creyentes.

A veces hay tanta anemia en las iglesias que el único “discipulado” que se conoce es el de tener estudios, charlas y cultos con el tema sobre “el discipulado”. Estudios, estudios y más estudios sobre el discipulado, pero el número de discípulos no aumenta. Luego, si acaso hay algún movimiento fuera entre los no creyentes, ¡se les reparten folletos o invitaciones para luego participar otra vez en lo mismo, un culto! Hermanos, ésta es una vergonzosa confusión y ciclo vicioso inútil.

Debemos evaluar el trabajo en el cual la iglesia está involucrada, dentro y fuera. Debemos revisar el significado y las implicaciones de lo que realmente es un discípulo.

Entonces, el segundo enfoque de la iglesia es el trabajo estratégico del discipulado, haciendo discípulos de toda lengua, tribu y nación. Ese trabajo y propósito en la función de la iglesia requiere seriedad, entrega, compromiso y trabajo a largo plazo. Eso no se hace con campañas y cruzadas. Es un esfuerzo que se hace en cuatro esferas a la vez; en su propia localidad, en las partes circunvecinas, en las comunidades más retiradas, y hasta las partes más lejanas de la tierra.

Cuando se trata del discipulado transcultural, se requiere una buena capacitación misionera y un buen equipo. Luego se requieren años de trabajo en la adquisición del idioma y la cultura para poder trabajar adecuadamente con la gente en su propia lengua y en su propia forma de pensar. Se requieren años invertidos en la preparación de lecciones bíblicas, alfabetización, traducción bíblica entre otras labores. En muchos casos estamos hablando de un plan de trabajo y compromiso de la iglesia de 20 a 25 años, o más.

REFLEXIONES

Comida rápida y El discipulado

Los reconocidos establecimientos de comida rápida alrededor del mundo generalmente se destacan por su pronta entrega y la buena atención, teniendo como propósito la satisfacción del cliente y una próxima visita. Su éxito depende de una producción y entrega rápida de lo pedido. Para ello han desarrollado manuales y procedimientos detallados de trabajo en equipo que garantizan este resultado.

Hace poco estábamos reflexionando en el funcionamiento de esos lugares de comida rápida y luego eso nos hizo pensar en cuanto a la iglesia. Nos hizo meditar en como nosotros, el Cuerpo de Cristo, también debemos estar bien coordinados, tener muy claro nuestros propósitos, tener un liderazgo enfocado, y estar todos dedicados a funcionar y trabajar en equipo.

Sabemos que estas REFLEXIONES de cada mes son para lideres y pastores. Estamos apenas aprendiendo en este camino y por eso nos sentimos muy agradecidos por la oportunidad de compartir, desde el punto de vista de “discípulos en proceso”, la REFLEXIÓN de este mes con ustedes, nuestros pastores y líderes.

Lo relacionado con los establecimientos de comida rápida nos llevo a meditar en varias características que, como miembros de una congregación, consideramos importantes para nuestros pastores y lideres. Las consideramos esenciales para poder ayudarnos a crecer en un buen desarrollo para ser efectivos en el servicio y en los propósitos de Dios, coordinados en equipo, y recibiendo ejemplo y discipulado del liderazgo dirigiéndonos.

En las páginas 292-294 en el libro “Las Lágrimas en el Camino de Mileto” encontramos unas líneas que nos han ayudado a tener mas claridad sobre la importancia del rol de nuestros dirigentes que nos dan guía, ejemplo, discipulado, ánimo, ayuda y apoyo para realmente funcionar como equipo. Eso trae bendición a nuestras vidas como discípulos y nos impulsa con mas claridad hacia el discipulado de otros en diferentes contextos y hasta las partes mas lejanas y no alcanzadas.

Dios les bendiga,

Alejandro y Andrea Hernández
Discípulos en formación para la obra misionera transcultural, Maracaibo, Venezuela.

Páginas 292-294 del libro “Las Lágrimas en el Camino de Mileto”:
Ustedes, que son los dirigentes, deben serlos primeros en tomar las riendas en los trabajos más humildes. Ustedes deben ser los primeros en reconocer, animar y estimar a los demás y a su trabajo. Cuando sirvan de esta manera, los demás seguirán este ejemplo y todos verán lo que es un equipo. Su testimonio será una luz para los perdidos y también para las iglesias institucionales. Pablo, el fundador de la iglesia de Filipos en Macedonia, no sólo mostró una actitud de humildad y equipo con éstos sus hermanos, sino que les instruyó también en lo mismo.

En su carta a los creyentes filipenses, Pablo se dirige a toda la comunidad cristiana con sus dirigentes y diáconos, todos juntos. Les instruye y exhorta a vivir todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito.

En nuestros tiempos, muchas iglesias buscan unir a la gente por medio de convivencias, “encuentros”, comidas y un sinfín de actividades. Pero, Pablo tenía otro principio en mente. El fundamento que propone Pablo descentraliza la iniciativa de liderazgo, dando a cada miembro una importancia y la responsabilidad de edificar a los demás de acuerdo a sus dones. Pablo estaba pensando en el propósito y función de la iglesia, y la necesidad de la participación de cada miembro del cuerpo. “Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros” (Filipenses 2:4).

Aquí escribe Pablo sobre cuatro cualidades (viviendo todos unidos en 1. armonía, 2. amor, 3. espíritu y 4. propósito –Filipenses 2:1-2). Está instruyendo a los hermanos a no buscar sólo su propio bien, sino también el bien de los demás. Aquí encontramos el fundamento para la formación de todo equipo; el precepto que desarrolla una actitud de equipo, compañerismo, aprecio, estima, amor, respeto, visión, humildad genuina y bienestar social. Estos preceptos sirven para el bien de las relaciones personales, matrimoniales y familiares además de ser esenciales para todo equipo de dirigentes en cualquier iglesia. Pablo escribió: “No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo”. (Filipenses 2:3).

Ahora amigo, te pedimos parar un momento, tomar un cafecito y leer Filipenses 2:1-11, luego repasar lo escrito arriba y ¡ánimo, sigue adelante! Toda congregación que desea tener efectividad en su ministerio debe pensar en términos de “Equipo”.

Todo hermano de la congregación, especialmente los dirigentes, deben tener una perspectiva realista y humilde de sí mismos. No puede existir una actitud de equipo entre los hermanos si existen, a la vez, sentimientos de superioridad entre algunos, especialmente los sobreveedores. Ahora bien, hay que tomar en cuenta que algunos pueden tener trabajos o mayordomías de más peso que requieran más responsabilidad, pero de ninguna manera deben verse como indispensables o mejores que los demás. Una actitud de humildad y servicio, unida a una convicción de que los demás son de inmenso valor e importancia, es básica y elemental para edificar todo ministerio.